¡Festejar o no festejar… esa es la cuestión!

Si contáramos la cantidad de horas que las personas pasan en el trabajo, con colegas y jefes, clientes, con muy buenas relaciones o no tanto, diríamos que forman parte de una gran familia.

No importa el tamaño de la empresa, si es un brindis o en un salón de fiestas, las celebraciones de fin de año son un buen motivo para reflexionar en materia de recursos humanos (aunque es más acertado hablar de capital humano), sobre lo accionado en el año, lo que no se pudo llegar a concretar y agendarlo para el año que viene. Es una buena oportunidad para “invertir” en (re) generar un buen clima laboral, donde todos, los directores, supervisores, jefes y empleados, sientan que están formando parte de un gran equipo, donde se pueden conciliar intereses organizacionales y personales.

Sigue leyendo “¡Festejar o no festejar… esa es la cuestión!”

Anuncios