¿Por qué no se me ocurrió?

Generalmente, cuando se nos presenta un problema, tratamos de aplicar la lógica, ser racionales y sin embargo no podemos encontrar más de 1 ó 2 posibles soluciones al problema, en el mejor de los casos, y lo peor de todo, es que no nos deja satisfechos. 

Dijo Albert Einstein, “No puedes resolver un problema usando el mismo pensamiento que usaste cuando se creó ese problema“.

¿Qué sucede? ¿No somos suficientemente inteligentes, como para encontrar una solución? 

En la búsqueda de la solución, recurrimos a la experiencia, pensamos que hicimos en situaciones parecidas anteriormente y dejamos de buscar en esas “otras soluciones” que escapan a un razonamiento lógico, estructurado. Ciertamente en esos pensamientos laterales, puede estar la solución del problema. 

Evidentemente, no hay una sola forma de buscar caminos diferentes, de elaborar hipótesis. 

Es un hecho interesante y de mucha utilidad, poder tomar caminos laterales en el intento de salir de la encrucijada. 

El término pensamiento lateral fue utilizado por Edward de Bono, hace referencia a la capacidad de ser creativos en la búsqueda de soluciones. A fines de los 60, escribió el libro “El pensamiento lateral práctico“. 

Esta forma de pensar, pensamiento lateral o creativo, nos sitúa en diferentes perspectivas, para comenzar desde allí, a tratar de encontrar la salida. En  “Seis sombreros para pensar“, otro de sus libros, encontramos diferentes enfoques según la situación.

Cuando tenía que buscar un tema para presentar mi anteproyecto de Tesis, tenía tantos temas en mente, que no me decidía por ninguno. Me pasaba todo el día pensando y sin embargo, no salí de dos ó tres temas que tampoco me satisfacían. 

Al final lo encontré… ¡A las dos de la mañana! Mientras dormía. Evidentemente mi cerebro siguió pensando, pero sin las limitaciones de la lógica y por fin pude encontrar el tema. 

Y luego, pensaba ¡como no se me ocurrió antes! 

En los tiempos que corren apelar a la creatividad, a visualizar las diferentes oportunidades, exige que estemos dispuestos a pensar no solamente en forma estructurada sino también en esos caminos laterales. 

Aquí hay algunos acertijos, para comenzar a ejercitar el pensamiento lateral.

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué no se me ocurrió?

  1. Este es un tema que hace un tiempo lo vengo siguiendo, creo que es importante en todos los aspectos, pero se hace especialmente critico en los que estamos en el ambito de la informatica, ya que en la mayoria de los casos las soluciones no son matematicas, sobre todo cuando hay que aportar para realizar el trabajo de otra manera, que suele ser dificil de ver porque uno se involucra con el medio, es ahí donde se necesita ver el problema de otro angulo, lo cual es muy dificil.
    Quisiera saber como se ejercitaría esta otra forma de ver las cosas, sin caer en los ejercicios que siempre vi.
    Muy bueno el articulo.

    Me gusta

    1. Tony,
      Gracias por pasarte…
      Creo que más importante es el tema de “que uno está involucrado en el tema” más que pertenecer a una determinada disciplina, que hace difícil visualizar un cambio.
      Se entiende que es necesario realizar algo nuevo pero no se sabe qué o como, quizá hacer interconsultas con otras personas, otras áreas a través de lluvia de ideas o brainstorming, también denominada tormenta de ideas bien delineada, puede ayudarnos a visualizar por donde empezar.
      Trabajar en equipo enriquece las opciones.
      Seguimos conversando…
      Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s