De productores y consumidores a Prosumidores

“La palabra prosumidor, o también conocida como prosumer, es un acrónimo formado por la fusión original de las palabras en inglés producer (productor) y consumer (consumidor). Igualmente, se le asocia a la fusión de las palabras en inglés professional (profesional) y consumer (consumidor).

En el libro de 1980 “La tercera ola” Alvin Toffler, acuñó el término “prosumidor” cuando hizo predicciones sobre los roles de los productores y los consumidores, aunque ya se había referido al tema desde 1970 en su libro “Future Shock”.

Toffler visionó un mercado altamente saturado de producción en masa de productos estandarizados para satisfacer las demandas básicas de los consumidores, en el cual, para mantener el crecimiento de las ganancias, las empresas podrían iniciar un proceso de “mass customatization” (personalización masiva), refiriéndose a la producción masiva de productos personalizados, y describiendo la evolución de los consumidores, involucrados en el diseño y manufactura de los productos.

Sin embargo, para alcanzar un alto grado de personalización, los consumidores tendrían que tomar parte en el proceso de producción, especialmente especificando los requisitos de diseño.

Actualmente el término se aplica en aquellos usuarios que fungen como canales de comunicación humanos, lo que significa que al mismo tiempo de ser consumidores, son a su vez productores de contenidos.

Un prosumer no tiene fines lucrativos, sólo participa en un mundo digital de intercambio de información, tal es el caso del P2P, redes pares intercambiables.” (Fuente: Wikipedia)

Existen diferentes opiniones al respecto, desde que siempre hubo una relación estrecha entre productores y consumidores hasta que para las empresas esta situación representa un “gol de media cancha” puesto que los ayudan a personalizar sus productos y ellos se llevan las ganancias.

Pienso que depende de cómo lo veamos, para mí, el término refleja el importante papel que tiene el consumidor de proporcionarse la información que necesita o desea consumir y dejar de ser un consumidor pasivo, por supuesto, si logra conectarse y participa en el diseño de la información o en la creación de espacios que sean de su interés.

La creación del espacio que ofrecen las redes sociales, para interactuar y que la comunicación fluya rápidamente otorga un “poder” al consumidor que quizá antes, también lo tenía, pero, que hoy es mucho más masivo y dinámico.

Aplicado al ámbito laboral, seamos prosumidores en las ofertas laborales. Existe demanda de puestos de trabajo, que requieren determinados perfiles de trabajadores, pero también podemos ofrecer perfiles o competencias acordes a las necesidades, al decir de Andrés Pérez Ortega, creando nuestra marca propia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s