Profesionales en piloto automático

piloto-automaticoCuando somos niños nos preguntan: “¿qué querés ser cuando seas grande?” y fíjense que nosotros mismos y ningún niño, duda cuando responde, lo tienen en la punta de la lengua. Está claro que no va a ser, probablemente, una decisión tomada, pero en ese momento, está decidido a ser: maestra, superhéroe, policía, bombero, algunos hasta responden que quieren ser …solamente ¡jefe!.

Frecuentemente actuamos como ellos al creer que contar con un título universitario, nos habilita a ser un profesional; si bien, haber pasado por sucesivos claustros académicos nos (debería) proporcionar conocimientos sistematizados, organizados, aunque también de teorías divorciadas de la práctica, tanto que algunas teorías terminan estrelladas con la práctica. Conocemos, sobradamente “la teoría es una cosa y la práctica, otra”.

Sin embargo, una formación académica, sin saber muy bien adonde vamos, es como ser un buen profesional con piloto automático; si hay empleo: trabajamos; si no hay empleo: trabajamos en cualquier otra cosa (por supuesto, no para lo que nos formamos). Lo curioso, es que capacidad, talento, ganas no faltan.

Lo primero que debemos hacer es planificar, algo tan básico, pero sin embargo, muy pocos se dan cuenta de que la planificación debe comenzar cuando terminamos la secundaria, si somos afortunados de tener claro que “queremos ser cuando seamos grandes” o cuando desarrollamos un talento,  debe continuar cuando nos estamos formando en la futura profesión que vamos a desarrollar.

Lo segundo, es organizar, aplicar, asignar y distribuir los recursos necesarios para llegar al objetivo. Tercero, liderarlos, poner en marcha nuestro plan y cuarto, controlar, para saber si el camino que estamos haciendo, nos va a llevar al final pretendido lo mejor preparados que podamos.

He aquí, otro aspecto a tener en cuenta: el contexto, la retroalimentación necesaria, chequear ¿qué pasa afuera? Sin feedback, no hay homeostasis posible, es como estar con el piloto automático: otro/s dirige/n el rumbo.

Se habla mucho de Responsabilidad Social Empresaria o Corporativa ¿y si ese concepto lo aplicamos en nosotros mismos? y hablamos, como alguien dijo, de Responsabilidad Profesional tomando el timón de nuestra propia formación, probablemente no estaríamos esperando que alguien nos ofrezca empleo, lo estaríamos creando.

Por supuesto, que al ritmo que se actualiza todo, dentro de 3 o 5 años, estaríamos oliendo a naftalina si no tenemos un plan de desarrollo sustentable, para amortizar nuestros conocimientos, ser proactivos y no esperar a que las alarmas de los sensores de la homeostasis nos vuelvan sordos.

Un aspecto clave, es que todo esto no lo desarrollamos en soledad; P. Drucker dijo “nacemos, vivimos y morimos dentro de las organizaciones“, hoy podemos decir que “conocemos, trabajamos y nos desarrollamos en entornos colaborativos, abiertos, en donde cada uno puede ser artífice de su futuro”. Siempre hay un margen que nos permite tomar decisiones.

¿Te animás a ser el administrador de tu trabajo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s