¿Suerte o consecuencia?

SUERTE“Si tengo suerte apruebo el examen”, “espero tener suerte con este trabajo”, “si la suerte me acompaña me va a ir bien en la entrevista” ¿te suenan como un dejavú estas frases?

Cuántas veces estamos llenos de buenos deseos para que algo nos vaya bien que nos olvidamos de hacer algo para que no dependa, al menos todo, de la “buena suerte”.

Es cierto que por más que nos preparemos, cuidando todos los detalles, siempre hay algo que interviene y no nos sale como esperábamos pero ese resultado inesperado nada tiene que ver con la buena o mala suerte sino más bien con que no hemos tenido (preparado) en cuenta situaciones que hicieron que tengamos ese resultado. Pueden ser, por ejemplo:

  • que no hemos tenido toda la información necesaria,
  • que la información que tuvimos era parcial o totalmente incorrecta,
  • partimos de prejuicios
  • de la actitud con la que encaramos

Por ello, es importante que definamos cuáles son aquellas cosas que dependen de nosotros y cuáles son ajenas a nuestra voluntad, en las que no tenemos poder de cambiar. Aún así, si estamos preparados podemos anticiparnos o quizás podemos reaccionar con más recursos disponibles porque nos hemos preparado para esa situación.

¿Cuántas de las cosas que lograste dependieron de la suerte?

Seguramente que si te ponés a pensar podrás encontrar varias situaciones en las que creés que fue por suerte pero si buscás con más detalles verás que fue porque en muchas de esas situaciones estuviste preparado, tomaste correctas decisiones, tenías información correcta las que te llevaron a obtener los resultados que deseabas.

Creer que fue por suerte y en realidad, fue porque tenías todos los recursos disponibles en el momento correcto.

No pienses en la suerte como “la compañera ideal” porque no existe la suerte sino que existen las consecuencias. Dice una frase “De lo que hagamos hoy serán los resultados que tendremos mañana”

¿Creés que es así o confiás en la suerte para que te vaya bien?

¡Animate y opiná! 😉

 

 

Anuncios

3 comentarios en “¿Suerte o consecuencia?

  1. Hola, se que la nota es vieja, pero me gustaría opinar igual:
    Desde el momento que hay cosas en las que no podemos tener incidencia , la suerte pasa a ser un factor predominante y fundamental. Supongamos que voy a presentarme a una entrevista de trabajo y caminando por la calle se me cae un perro en la cabeza de un décimo piso dejandome en un hopital durante un mes. Como llamamos a eso? No tomé en cuenta ese detalle? obviamente es algo exento a nuestra voluntad, definitivamente no encuentro otro nombre que mala suerte.
    Otro ejemplo: supongamos que en una entrevista de trabajo quedan dos postulantes, los dos con la misma experiencia y el mismo nivel de estudio… la elección va a ser tomada en forma subjetiva por el seleccionador , por el minimo detalle. El elegido no tuvo suerte?
    No creo que el fracaso de algo es porque se escapó un detalle porque no podemos estar a la altura de todos los detalles.
    El niño nacido en africa no tuvo la misma suerte que el niño nacido en un pais de primer mundo.

    un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s