Orientación vocacional con Adriana Fontana. PARTE I

Ante la diversidad de gustos y de ofertas académicas ¡es tan difícil decidirse por una! cuando todavía no se tiene un conocimiento cabal de uno mismo e ignora tantas cosas del mundo laboral.

Agradezco estos minutos de su agenda a ADRIANA FONTANA, Lic. en Educación y Directora de AlfaOmega – Orientación Vocacional ha sido un gusto conocerte (a través de las redes sociales) 🙂

En la segunda parte hablamos de la re-orientación laboral (muy pronto)

¡Muchas gracias, Adriana!

Anuncios

Como pisadas en la arena

 

pisadas-arena
pixabay.com

Siempre me gustó y me gusta hacerme, cada tanto, preguntas acerca de “cómo va siendo mi vida”.

Y me di cuenta de las ¡tantas (re)definiciones que tuve que hacer en mi vida! Algunas más pensadas otras, “la vida” me llevó porque era lo más urgente o lo posible de llevar a cabo.

A veces vamos siendo como COMO PISADAS EN LA ARENA, sin un rumbo, sin objetivos unificadores. Vamos sin un plan.

Hace un tiempo que vengo dando vueltas a si tomo un estudio superior para especializarme en Docencia o en alguna práctica de mi profesión y lo que encuentro, siempre, son estudios “programados” en función de los contenidos afines que generalmente son para aplicar a determinados puestos de trabajo o funciones. Pero no terminaron de convencerme ninguno de ellos y pensaba… ¿por qué?

Porque ninguno encajaba –en cuanto al trabajo que vengo haciendo, ni los tiempos ni las experiencias con las que cuento– para aumentar mis conocimientos.

En realidad lo que necesitaba(o) era armar como un rompecabezas mi propio “Máster”, “Especialidad” o el nombre que quiera darle.

No debo ser la única a la que le pasan estas situaciones. Algunos terminan por subsumirse a una Plan estructurado de estudios para que “ese” contenido determine el trabajo que podés  realizar y eso genera “perfiles profesionales” para ser “empleables” y está todo bien para quienes se sientan cómodos así…no es mi caso.

Así como no es cierto, como solemos escuchar, “el tren pasa una sola vez”… cada tanto hay que volver a definir estudios y rumbos de trabajo. Esto, a veces lo consultamos con otras personas o lo hacemos en soledad.

Ambos son válidos e importantes pero es esencial que la decisión la tomemos nosotras/os, sin influencias externas y sin pecar de romántica ni cursi…es necesario “escuchar al corazón”, a esa vocecita que tantas veces callamos.

Todos deberíamos trazar un proyecto laboral o trayectoria (tentativa) ni bien tengamos conciencia de que para “trabajar en lo que te gusta” es necesario PLANIFICAR para que pasados los años nuestra trayectoria no se convierta en un paisaje “COMO PISADAS EN LA ARENA”.

Algunos encajan en lo que ya hay pero otras/os somos como Beatrice Prior en los “Divergentes”, cada uno puede armar su propia profesión. 

 

Alquimista de profesión

alquimista

Cada vez que leo a Andrés Pérez Ortega en sus artículos, no puedo dejar de sentirme identificada y de acuerdo, con lo que expresa.

Es más, este post surge a propósito de este artículo Si sabes jugar al LEGO puedes crear tu oferta profesional  “Todo, absolutamente todo lo que vivimos, aprendemos y experimentamos es útil. Todo va a la caja de piezas con la que podemos construir algo que interese a alguien. Puedes dejar que todo lo que vas acumulando esté cogiendo polvo en un rincón de tu cabeza o puedes empezar a jugar con ello.

Ahora el trabajo se busca, se crea, se construye, se deconstruye. Ahora puedes juntar tus piezas con las de otros.”

Hace un poco más de 13 años que vengo amalgamando, como una Alquimista, mis conocimientos, habilidades, aptitudes desde dos profesiones tan distintas, tanto, que pertenecen a Ciencias diferentes, una Naturales y otra, Sociales, que al principio pensaba “¿qué saldrá de todo eso?” pero la reacción química ya había comenzado, los elementos se habían atraído, los enlace estaban creándose, yo, nada podía hacer para detenerlos sin que en eso se me fuera la vida.

Algunas veces, sentía como un “fracaso”, acostumbrada a que en el sistema educativo no está permitido fallar, ni siquiera dudar sin que se te tilde con un ¡fracasaste!

Cuando en realidad era, solamente, como un elemento que en una reacción química se transforma para dar otro, con otras propiedades, con otras funciones y fines.

Ciertamente, estaba segura que deseaba y necesitaba ese cambio y ese fue mi soporte hasta que me dí cuenta que no era ningún fracaso sino, todo lo contrario, era una suerte poder juntar lo mejor de los dos mundos.

Pero, afuera no me esperaba un puesto de trabajo, ya lo sabía, no había una oferta laboral para una profesional como yo. Uno, por la edad, otra por el cambio de profesión, con lo que no tenía experiencia de las que piden, como dice Andrés, “Para adaptarte a la típica “job description” que piden en las empresas sólo necesitas una pieza del LEGO profesional o como mucho un par de ellas.”

Pero eso tampoco, fue un impedimento. Sí, es cierto que necesité de mucha conversación conmigo misma, introspección, una búsqueda constante y la misma pregunta ¿y…yo, dónde encajo?

Pero, como cuando buscás con el corazón y mente siempre se encuentra…la verdad se fue revelando sola…el nuevo compuesto químico se fue formando…y como si recordara su origen tiene la suficiente reactividad para seguir reaccionando  y cada vez adquiere más propiedades, más capacidad de formar enlaces y reconocer a otros elementos.

El puesto de trabajo, no se creó todavía…lo creé. La necesidad estaba, el servicio se crea y se transforma permanentemente. “El empleo no existe, pero las necesidades sí.”

Dice Andrés “En el mundo profesional hay que empezar a entender que las necesidades también se pueden crear.”

El año pasado conocí a Cecilia Nuñez quien, tiene una gran capacidad de comunicación y de “ver” las necesidades profesionales de las personas, que ha creado un Taller #MixProfesional para personas como yo, como ella nos llama un mix profesional…de pensarme como casi la única ¡somos tantos!

Y hoy, esta época es para nosotros un paraíso, los Social Media son la herramienta que necesitábamos, tuvimos que aprender y desaprender, pero nada de eso nos cuesta ni da miedo…seguimos adelante como un elemento químico que solo necesita encontrar un par para seguir existiendo.

El Manual de instrucciones está bueno, en tanto, sirva para indicarnos qué es, luego lo desechás… “Ahora cada cual debe acumular sus propias piezas, buscar las que le faltan y tratar de construir lo mejor que sea capaz.”

Si tu pregunta es ¿y…yo, dónde encajo? acordate “Los diplomas y los títulos cada día tienen más difícil competir con aquellos que demuestran y muestran lo que pueden aportar aunque no hayan pasado por una formación tradicional y reglada. Siempre habrá alguien que reconozca y valore lo que haces. Por eso es fundamental que cuando construyas tu profesión no te ocultes sino que debes salir y mostrarlo.”

Y… vos ¿cómo estás con tus elementos?

 Imagen de Google

Vocación vs Profesión ¿Qué nos define para elegir un trabajo?

adolescentes-orientacion-vocacional_MUJIMA20110310_0033_31Si la vocación define la profesión que vamos a desempeñar luego o si la elección de esa profesión es la acertada, definirá, en el futuro, que el trabajo que hagamos nos permita sentirnos plenos.

Se siente, realmente, que es toda una lotería acertar en ese momento de nuestra vida en la que nos toca decidir. Si nos decantamos por la vocación sin más miramientos o si colocamos en la balanza de la elección otros factores más “terrenales”. Sigue leyendo “Vocación vs Profesión ¿Qué nos define para elegir un trabajo?”