Trabajo bajo presión

“Existe un falso concepto que interpreta la presión en el trabajo como la exigencia para los empleados de realizar funciones que correspondiesen a más de una persona; tampoco se refiere a aquello de solicitar el cumplimiento de tareas bajo malos tratos o a través de un jefe ‘mandón’, nada más lejano a la realidad.

En estricto sentido, el trabajo bajo presión se refiere a realizar una tarea bajo condiciones que ejercen tensión, llámese menos tiempo, menos recursos (humanos, materiales y técnicos), menos espacio, esmero en lograr el resultado con eficiencia (bien hecho al primer intento), con nula, poca o mucha supervisión cercana que haga ‘presión’ para lograr el objetivo. En sí, se refiere a la capacidad de no perder las habilidades de funciones ante la carga de trabajo.

Para lograrlo, es esencial que el personal sea previamente capacitado para lograr estas metas, ya que no todas las personas cuentan con el temperamento requerido para realizar sus funciones bajo condiciones estresantes, lo cual no es malo, pero demanda en la persona un conjunto de habilidades como dinamismo, organización, enfoque a la tarea y al cumplimiento de objetivos, persistencia, visión estratega, tolerancia a la frustración e iniciativa, entre otros.” Fuente: bit.ly/trabajopresion